Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Iglesia de Ntra. Sra. de los Remedios

Ayuntamiento de Ardales  • ayuntamiento@ardales.es  • 952 458 087

Ayuntamiento de Ardales

Ayuntamiento de Ardales
Ayuntamiento de Ardales  • ayuntamiento@ardales.es  • 952 458 087

Iglesia de Ntra. Sra. de los Remedios

Iglesia de Ntra. Sra. de los Remedios

La iglesia, situada junto a la fortaleza medieval de Ardales, fue construida a fines del s. XV sobre una mezquita. A comienzos del siglo XVIII se encontraba en mal estado y en 1720 es reedificada, conservando en el interior elementos mudéjares de la primera construcción, conserva intacto el artesonado de tracería. Destaca su portada barroca y un bello frontón curvo partido y cuyos brazos flanquean una hornacina.

Presesnta tres naves separadas por gruesas columnas apoyadas sobre plintos cuadrados. Los capiteles son rectangulares con los ángulos achaflanados de donde arrancan arcos apuntados; son elementos mudéjares de la primera edificación, como las cubiertas de las naves, la central con armadura de par y nudillo con lazo, dispuesta a tramos cuadrangulares, y las naves laterales, armaduras de colgadizo.

Al exterior, en la portada de ladrillo enfoscado se abre un arco de medio punto enmarcado por pilastras que sostienen un entablamiento en cuyo friso hay una inscripción con la fecha de 1723. Sobre él se sitúa un frontón semicircular abierto con una hornacina entre pilastras, coronada por un frontón curvo en donde apoya un óculo. Remata con un frontón triangular que alberga una cruz. Esta portada es atribuida al arquitecto sevillano Diego Antonio Díaz que trabajó en la diócesis de Sevilla; algunas de sus obras, como la portada del Convento de Santa Rosalía en Sevilla, se relacionan con la de Ardales.

Junto a la portada se levanta la torre cuadrada de ladrillo, construida posiblemente a finales del siglo XVIII por Antonio Matías de Figueroa, maestro mayor del Cabildo Eclesiástico sevillano y que trabajó en la portada de la iglesia de la cercana localidad de Campillos. La torre parece envolver a una construcción anterior. Tiene estructura prismática, muy sencilla. Sus cuerpos inferiores son muy simples sólo alterados por óculos para la iluminación interior. La decoración se reserva para la parte alta, compuesta por pilastras cajeadas con cerámica vidriada verde, rematándose por un capitel octogonal con cubierta de tejas vidriadas formando rombos.