Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Historia

Ayuntamiento de Ardales  • ayuntamiento@ardales.es  • 952 458 087

Ayuntamiento de Ardales

Ayuntamiento de Ardales
Ayuntamiento de Ardales  • ayuntamiento@ardales.es  • 952 458 087

Historia

El origen de Ardales como lugar de asentamiento se remonta a la prehistoria.

Ardales

Se encuentran con frecuencia en sus tierras hachas de sílex, agujas de hueso y otros objetos de la Edad de Piedra aunque la prueba más concluyente son las pinturas rupestres de la Cueva de la Calinoria, también llamada de Doña Trinidad Grund, distante 5 kilómetros del pueblo, cuyas figuras monocromas de animales nos conducen por el habitat del hombre del Paleolítico Superior.

Durante la época celtíbera, está probada la ubicación en las inmediaciones de Ardales por los vestigios que quedan de la ciudad de Turobriga, asentada en aquel país que entonces se denominaba de los bástulos junto al castillo de Turón, y citada por Plinio, procurador romano en España en el primer siglo de nuestra era. En tiempos de la dominación romana, fue fortificada con la construcción de un castillo, la llamada Peña de Ardales, alrededor de la cual fue edificándose el pueblo. Pero auténtica categoría de villa sólo la halló al producirse la invasión árabe y ser distribuidas estas tierras por el emir Al-Hurr Al Tagafi en el 716, dándosele el nombre de Ard-Allah.

Ardales cobra importancia durante el siglo IX, cuando Omar Ben Hafsum estableció en Bobastro, que la mayoría de los estudios sitúan en las Mesas de Villaverde a 4 kilómetros al Este de Ardales, un pequeño reino cristiano rebelde al Califato de Córdoba. Las fortalezas de Ardales y Turón por el Oeste, el castillo de Teba por el Este y el de Álora por el Sur formaban el arco defensivo de Bobastro y su comarca, pues sus habitantes desde el principio del alzamiento hicieron causa común con Ben Hafsum.

Heráldica

El castillo de Ardales, por estar en la frontera, fue muy combatido, alternándose el dominio sobre él entre castellanos y andalusíes. El municipio fue fundado al conquistarse el pueblo el 24 de marzo de 1389 durante el reinado de Juan I, por el caballero don Juan Ramírez de Guzmán, al que Enrique III concedió el señorío de la población. En su castillo se firmó el pacto de Ardales entre el rey Juan II, representado por el Adelantado de Andalucía, don Diego Gómez de la Ribera, y el príncipe granadino Yusuf Ben Al Mavi.

Su escudo está formado por dos castillos, Turón y Ardales, y un puente que une a las dos fortalezas. Vázquez Otero supone que estos dos castillos servirían de puente defensivo del cuadrilatero de riqueza agrícola junto con los de Teba y Álora.